jueves, 17 de noviembre de 2016

EL MANGO





EL MANGO

El mango es una de esas frutas con parte carnosa por fuera y una semilla de considerable tamaño en su interior. Existen muchos tipos de mango que varían tanto en color, sabor, forma e incluso en el tamaño de la semilla. Hay mangos verdes, rojos, amarillos o naranjas pero todos tienen en común que la parte carnosa de la fruta es de un tono amarillo dorado.

Gracias a su sabor dulce y cremoso es una de las frutas más consumidas en el mundo. Además, contiene más de 20 vitaminas y minerales que nos benefician en varios aspectos:



Degeneración macular asociada a la edad: El antioxidante Zeaxantina que se encuentra en el mango, filtra los rayos de luz azul dañina, y se cree que desempeña un papel protector en la salud de los ojos.  Diversos estudios han demostrado que una mayor ingesta de todas las frutas en general, 3 o más porciones al día, disminuye el riesgo de la degeneración macular asociada a la edad.

Una taza de mango en rodajas tiene el 25 por ciento del valor diario de vitamina A necesaria, que promueve la buena visión. Comer mangos regularmente previene la ceguera nocturna, los errores de refracción, el ojo seco, el ablandamiento de la córnea, la picazón y ardor en los ojos.

Prevención del asma: Los riesgos para el desarrollo de asma son más bajos en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes.

Uno de estos nutrientes es el beta-caroteno, que se encuentra en el mango, la papaya, los albaricoques, o el brócoli.

Cáncer: Las dietas ricas en beta-caroteno también puede desempeñar un papel protector contra el cáncer de próstata, según un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (EEUU) y se ha demostrado que tiene una relación inversa con el desarrollo de cáncer de colon.
Los fenoles en los mangos, como la quercetina, isoquercitrina, astragalina, fisetina, ácido gálico y las enzimas tienen abundantes capacidades de prevención del cáncer.
Los mangos son también ricos en fibra dietética soluble conocida como pectina. Los científicos han identificado una estrecha relación entre consumir gran cantidad de fibra y el menor riesgo de cánceres del tracto gastrointestinal. Una taza de rebanadas de mango (alrededor de 165 gramos) contiene 76 por ciento del valor diario necesario de vitamina C, un poderoso antioxidante que ayuda a proteger las células contra el daño de los radicales libres y reduce el riesgo de cáncer.

Salud ósea: Un bajo consumo de vitamina K ha sido asociado con un mayor riesgo de fractura ósea. Por tanto, el consumo adecuado de vitamina K, presente también en el mango, es importante para mejorar la absorción de calcio esencial para nuestros huesos.

Diabetes: Diversos estudios han demostrado que las personas con diabetes tipo 1 que siguen una dieta alta en fibra tienen niveles de glucosa más bajos, y las personas con diabetes tipo 2 mejoran sus niveles de azúcar en la sangre, los lípidos y los niveles de insulina.

Las hojas de mango ayudan a normalizar los niveles de insulina en la sangre. Hervir unas pocas hojas de mango en el agua y permitir que se sature toda la noche. Consumir la decocción filtrada por la mañana es un remedio casero de la diabetes. El índice glucémico del mango es bajo, entre 41 a 60. Así que el mango tiene un efecto significativo en el aumento de azúcar en la sangre.

Digestión: Debido a su contenido en fibra y agua, el mango ayuda a prevenir el estreñimiento y a promover la regularidad.
Los mangos contienen enzimas digestivas que ayudan a descomponer las proteínas, ayudando a la digestión. También es útil contra la acidez debido a una enzima presente en ella, que alivia el estómago. Debido a la gran cantidad de fibra en el mango, puede ser útil para prevenir el estreñimiento. En la India, una decocción (extracción por ebullición) de la corteza del mango se da a las personas con inflamación de la mucosa del estómago. Comer uno o dos mangos pequeños, en los que la semilla no está completamente formada, con la sal y miel se encuentra que es un remedio eficaz para la diarrea de verano, la disentería, hemorroides, náuseas, dispepsia crónica, indigestión y estreñimiento.

Enfermedades del corazón: La fibra, el potasio y el contenido de vitaminas que contienen los mangos, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares. Muchos estudios han demostrado que un aumento en la ingesta de potasio y una disminución del sodio son es la combinación perfecta para reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con el corazón.

Piel y pelo: Los mangos también son grandes aliados para el cabello, ya que contienen vitamina A, un nutriente necesario para la producción del sebo que mantiene el cabello hidratado. La vitamina A también es necesaria para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello.
El mango es efectivo para aliviar los poros tapados de la piel. Esto significa que las personas que sufren de acné se beneficiarán con el mango. Simplemente quite la pulpa de mango y aplique sobre la piel durante unos 10 minutos antes de lavarse. Comer mango hace que su piel sea más blanca, suave y brillante.

Beneficiosos para la anemia: Los mangos son buenos para las mujeres embarazadas y personas con anemia debido a su contenido de hierro. La vitamina C en el mango ayuda al cuerpo a absorber el hierro.

Mejorar la memoria: Los mangos son útiles para los niños que tienen falta de concentración en los estudios, ya que contiene ácido glutamina, que es bueno para estimular la memoria y mantener las células activas.

El aumento de peso: Los mangos pueden ser beneficiosos para las personas que quieren aumentar de peso. Cada 100 gramos de mango contiene aproximadamente 75 calorías. Además, los mangos crudos contienen almidón, que se convierte en azúcar como la fruta madura. Por lo tanto, comer mangos maduros con leche (rica en proteínas) puede ser muy útil en el aumento de peso.

Las mujeres después de la menopausia se vuelven débiles, y deben tomar mangos y otras frutas ricas en hierro.



El mango, conocido como el "rey de las frutas", es rico en aminoácidos, vitaminas C y E, flavonoides, beta-caroteno, niacina, calcio, hierro, magnesio y el potasio. El mango, aunque originario de Asia meridional y sudoriental, actualmente esta fruta se cultiva también en otras zonas del mundo. Hoy en día hay más de 1.000 variedades de mango en el mundo.




Mango criollo colombiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario